domingo, 26 de enero de 2014

Bilbao visto por un alicantino (III). Don Diego, Doña Casilda, Tonetti y una pequeña aldea marinera.

Esta ruta será la que nos lleve al Bilbao de siempre, al de toda la vida, desde el parque más tradicional, la calle de más raigambre, algunos lugares muy castizos y pintorescos, y el Casco Viejo, lo que fue, hace ya algunos siglos, Bilbao. Una pequeña aldea marinera.

Comenzamos -como no- en la plaza del Sagrado Corazón, para iniciar nuestra ruta por la Gran Vía de Don Diego López de Haro, que fue quién impulsó a Bilbao a convertirse de una pequeña aldea a una villa, con una serie de nuevas prerrogativas y beneficios que fomentaron su impulso y su crecimiento.

Cogeremos la acera de la izquierda, y casi en seguida veremos que muy pegado a la Gran Vía comienza un parque, se trata del parque de Bilbao por antonomasía, el parque de Doña Casilda Iturrizar, viuda de Epalza (uno de los fundadores del Banco de Bilbao) y benefactora de la villa. El parque es una verdadera joya, con una vegetación cuidadísima, una fuente de esas que cambia de forma, patos...qué se yo, muy bonito y relajante.

Podemos hacer una pequeña incursión, aunque luego nos adentraremos algo más.


Psrque de Doña Casilda Iturrizar

En esta acera veremos algunas de las casas más imponentes de Bilbao, que además tienen fachada a la Gran vía y al propio parque...


Y en la acera de enfrente, a la altura de Doctor Areilza, esta maravilla...






Podemos disftutar de estas vistas de la Torre Iberdrola, detrás del parque...



Llegará un momento en que en una de las travesías veáis no muy lejos el edficio (la parte nueva) del  Museo de Bellas Artes. Un magnífico museo que recomiendo visitar. 



Si váis hacia el edificio del museo, a mano derecha podéis ver la estatua dedicada a los Hermanos Tonetti. A cualquiera de mi generación creo que no hace falta explicarles quienes fueron, y lo chulo que era su circo.


Museo de Bellas Artes

Museo de Bellas Artes

Volvemos a tomar la gran vía, disfrutando de sus magníficos edificios





Hasta llegar a una de las plazas más emblemáticas de Bilbao, la Plaza Moyúa. Algunos de los poderes del estado están en esa plaza, con "pollo" preconstitucional incluido, y uno de los hoteles más tradicionales, el Carlton

Plaza Moyúa, el Carlton y el "pollo"


El Hotel Carlton

Prácticamente en la misma plaza vemos la iglesia de los Agustinos, y cerca una de las pastelerías Arrese, donde podemos comprarnos un pastel ruso (una de las maravillas de Bilbao)

Iglesia San Agustín
Podemos seguir disfrutando de los edificios que a ambos lados vamos viendo, entre otros algunos correspondiente a la poderosa banca local




Cerca, en la acera de la derecha, llegaremos al imponente edificio de la Diputación Foral, y detrás la biblioteca, dos magníficos edificios.

Diputación Foral

Bilbioteca Foral

Enfrente de la Biblioteca, podemos entrar a  La Viña y degustar pintxos de jamón Joselito (casí nada), y seguir por La Olla o El Globo, con diversos pintxos todos ellos magníficos.

Podemos volver a la Gran Vía, y cambiamos otra vez de acera, y a la altura del edificio del BBVA, entramos por esa calle a buscar la calle Ledesma. 





Ahí hay también varios locales de poteo, pero encontraremos uno muy especial, La Taberna Taurina. Un lugar donde parece haberse detenido el tiempo.


Ahí tomé un montadito de morcilla con pimientos, de categoría especial.

Volvemos a la gran vía, y llegamos a la plaza Biribila, donde podemos conocer a Don Diego López de Haro


Y el magnífico edificio del Banco de Vizcaya






Enfrente está la estación Bilbao Abando-Indalecio Prieto. Os recomiendo su visita. Y luego seguid hacia un puente, tras el que podéis atisbar el Casco Viejo. Antes os encontraréis el magnífico edificio de la Sociedad Bilbaína


Edificio de la Sociedad Bilbaína



Panorámica desde el puente, a la izquierda, al fondo, la pasarela Calatrava, en primer término, el Arenal, a la derecha, el teatro Arriaga

Inmediatamente llega el imponente Teatro Arriaga y en seguida el inicio del Casco Viejo

El Teatro Arriaga
No os perdáis la plaza Nueva, una plaza porticada con multitud de bares, cafés..y uno de ellos conocidísimo, Victor Montes. No es barato, pero tiene calidad.

La Plaza Nueva y el Casco Viejo

La Plaza Nueva.

El casco viejo es un lugar lleno de vida, día y noche. Gracias al turismo, han ido abriendo muchos locales dedicados a la restauración, con cierto toque tradicional. Sin embargo, os reseñaré varios lugares muy típicos o curiosos que no deberíais dejar de visitar:

La fuente del perro, la Catedral de Santiago, las siete calles (lugar en el que se dirimían todas las trifulcas entre abertzales y policiía), el Mercado de la Ribera (ahora restaurado, prometo fotos cuando vuelva a Bilbao), un Mercado de los de verdad, no de estos turísticos, tipo La Boquería o San Miguel.


Comercio típico

Y algún sitio más para potear y/o comer. Uno, el Gatz (Santa María, 1). No os perdáis la tortilla de morcilla


Otro es Basaras, (Pelota 2), donde dan un pintxo de anchoa con alegría riojana que resucita a un muerto. Un lugar que también parece anclado en otros tiempos de luchas nacionalistas, pero en el puedes comer muy bien y a muy buen precio, es Txomin Barullo. Y por último, ya que están en Bilbao desde el siglo XIX, la Turronería / Heladería de Adelia Iváñez (Calle del Correo), un lugar con mucho encanto y unos magníficos turrones de Xixona, o helados artesanos, según temporada. Y si tenéis la suerte de conocer a Adelia, mejor. Es un encanto de persona. En Bilbao son muy muy conocidos, porque la familia lleva yendo a vender turrones desde el siglo XIX.

Perdeos por las callejuelas del Casco Viejo, que tiene mucho encanto a cualquier hora del día o de la noche, y disfrutad de lo que en principio era Bilbao, una pequeña aldea de pescadores.

Espero que os hayan interesado estos paseos por Bilbao. Naturalmente, hay mucho más que ver y disfrutar, es inevitable que queden muchas cosas en el tintero. Pero una vez allí, seguro descubrís muchos otros rincones para disfrutar.


La ruta en Google Maps


TODAS LAS ENTRADAS DE ESTA SERIE, HASTA EL MOMENTO









martes, 21 de enero de 2014

Bilbao visto por un alicantino (II). Doña María, la Gota de Leche y "dos potes más y nos vamos"

Como ya os dije en la anterior entrada, Bilbao es una ciudad de un tamaño humano, con aspecto y modales de gran capital. ¿Y qué gran capital no tiene un gran ensanche?. El ensanche de Bilbao (En realidad, como casi siempre ocurre en la mayoría de las ciudades, no es uno sino varios ensanches) es magnífico. Lleno de vida, con magníficos edificios racionalistas (parece que cuajó, y muy bien, este estilo arquitectónico), estupendos comercios, la zona del poteo por antonomasia...

Y de propina, algunos ejemplos más de cómo se sigue apostando por la arquitectura de calidad en las obras públicas, y de paso, cómo se siguen ejecutando obras públicas, pese a la crisis (que allí -aunque menos- también se nota) y manteniendo el ayuntamiento sin deuda. Comencemos pues el paseo, que ya os adelanto que corto no va a ser.

Comenzamos en la calle María Díaz de Haro, a la cual es muy sencillo llegar. ¿Os acordáis del Sagrado Corazón?. Pues esa plaza da a varias calles, Sabino Arana y la Gran Vía son las dos más importantes. Si tomáis la gran vía, la siguiente calle a mano derecha es María Díaz de Haro. No es una calle especialmente bonita, sin embargo tiene varios ejemplos de arquitectura racionalista, que iremos viendo, pero casi al comienzo, a mano izquierda podemos disfrutar de otro edificio singular, el Archivo Foral de Bizkaia.


Archivo Foral de Bizkaia
Una calle más adelante, torced a la derecha, y luego la siguiente a la izquierda...seguid y en la siguiente esquina veréis uno de los edificios más bellos del racionalismo de Bilbao, el Garage Indautxu. No está excesivamente bien cuidado, pero es realmente bonito

Garage Indautxu
Volvemos a buscar María Díaz de Haro, y disfrutando de edificios como los que siguen (ya os aviso que no son los únicos, o sea que tomaos vuestro tiempo, y además, tened en cuenta que la calle es toda cuesta arriba.





Cuando veáis en la acera de la izquierda el edificio que sigue, que por cierto es chulísimo, coged esa calle (General Egía), y seguid unas cuantas manzanas, de hecho hasta que la calle acabe en un pequeño parque.  


Pero antes, observad el magnifico edificio que hay casi enfrente. Es un edificio del servicio de sanidad Vasco. Y tiene una torre con un remate precioso. 


Estáis paseando por el ensanche. Id disfrutando de los edificios, y cuando lleguéis al parquecillo, torced a la izquierda. Un poco más abajo, veréis un edificio "curioso". Se trata del Hotel Indautxu. Este edificio fue, no hace demasiados años, "La Gota de Leche". La maternidad de Bilbao, vamos. Se ha mantenido parte del edificio antiguo y detrás se le ha añadido el hotel. Juzgad vosotros mismos. A mí, me gusta.




Seguimos por la calle de la derecha del hotel, viendo edificios tan chulos como éste. La calle por la que vamos, es peatonal en su último tramo, y acaba en la Alameda de San Mamés, calle que tomaremos a la derecha para llegar enseguida a Zabálburu, una plaza muy conocida en Bilbao.



Frente a la plaza, vemos las imponentes torres del mismo nombre, y dibujando la plaza un precioso edificio, racionalista, como no podía ser de otra manera.

Torres Zabalburu

Plaza Zabalburu
Un inciso, en esta plaza desemboca una de las arterias importantes de Bilbao, la calle Autonomía, que no es una calle con demasiado encanto, pero de la que os voy a contar dos cosas: una es que suele ser la calle en la que se desarrollan la manifestaciones, por varias razones (esto es de mi cosecha), porque es ancha, larga y muy recta, y porque hace como una especie de badén a la mitad para volver a subir después, esto (y mis amigos fotógrafos me entienden, seguro), con un buen teleobjetivo da mucho juego. Donde a lo mejor no hay tanta gente parecerá que hay mucha, y donde hay mucha, agobiará.

La segunda cosa es que si os metéis por esa calle, como a dos manzanas a la izquierda y algo detrás está la plaza de toros de Bilbao. Es grande pero no demasiado bonita. Bilbao es plaza de primera categoría y su fiesta taurina muy señalada.

Bordead la plaza y tomad por la primera calle que os viene a la izquierda, y os toparéis casi en seguida con la Iglesia de San Francisco, de estilo Neo Gótico y del siglo XIX.


San Francisco

San Francisco. Al fondo Zabálburu

Ánimo, ahora vamos cuesta abajo. Seguimos disfrutando de bonitos edificios como éste


Cada vez más cerca vamos viendo la imponente estación Abando-Indalecio Prieto. Viéndola podemos darnos cuenta de la capital importancia que tuvo el ferrocarril en el desarrollo industrial de Bilbao durante la segunda mitad del s XIX y primera del XX. La estación es magnífica, pero en otra entrega pasaremos mas cerca.


Cuando más o menos veáis la estación como se ve en la foto, buscad en una de las calles que desembocan en esta por la izquierda esta pequeña joya, el Teatro Campos Elíseos, ahora restaurado.


Situado en el inicio del ensanche bilbaino (antes, esta zona era la anteiglesia de Abando), y con una impresionante fachada modernista, es una autentica maravilla. Teniendo en cuenta que aproximadamente estamos a la mitad del recorrido, bien merece la pena recrearse por la zona. Muy cerquita está el gran Casino, y pegado a él, este magnífico edificio. Si os ponéis de espaldas al mismo, tenéis a la vista el Corte Ingles, y antes la FNAC (también estaba justo frente a su fachada lateral la sucursal de la CAM...)

El edificio que se ve al fondo es Correos. Otro edificio magnífico. 


Y frente a Correos, este otro, el Instituto Miguel de Unamuno. Para ver esta fachada tendréis que bajar a la siguiente calle.

Instituto Miguel de Unamuno

Al lado del Instituto

Antes de continuar por la calle Licenciado Poza, que es en la que estamos, conviene mirar frente a la entrada del instituto, para encontrarnos con esta pequeña maravilla modernista (o art decó, no se yo), el Edificio Guridi

Edificio Guridi

Bueno, pues sigamos por la misma calle, y en la siguiente manzana nos encontramos la sede de Mútua Universal


Mútua Universal

Y este otro magnífico edificio:



Y solo un poquito más adelante, a nuestra izquierda, otra maravilla: el Departamento de Sanidad y Consumo del gobierno Vasco. Y preparaos, en un par de manzanas, tres edificios más

Departamento Sanidad y Consumo

Departamento Sanidad y Consumo
La sede de RTVE y la Cámara de Comercio, y  a nuestra izquierda...

Cámara Comercio y RTVE
...la Plaza de Bizkaia y el edificio del Ente Vasco de la Energía


Ente Vasco de la Energía

Plaza de Bizkaia y Ente Vasco de la Energía

Y justo al lado, La Alhóndiga, un antiguo almacén de vinos, que  el Ayuntamiento, de la mano de Philip Starck, ha convertido en un complejo deportivo cultural, con gimnasio, piscina (públicos), cines, bilbioteca, salas de exposiciones, restaurantes...



La Alhóndiga

La Alhóndiga. Las "claraboyas" del techo son el suelo de la piscina

La Alhóndiga
La Alhóndiga es uno de esos sitios que a un visitante como yo le llenan de envidia, y le hacen preguntarse muchas cosas. Disfrutad de ella, porque merece la pena.

Bueno, y aquí ya podéis pajarear un poco por los alrededores, la plaza Indautxu está casi al lado, con edificios como éste:

Edificio en Indautxu

Y la plaza de Campuzano, con edificios como este también está a tiro de piedra



Yo, como ya casi se habrá hecho hora de tomar algo (y bien que os lo habréis ganado), os recomendaría algunos sitios que os pillan muy cerquita.

En la calle García Rivero, que va de Licenciado Pozas a Rodriguez Arias, hay un lugar muy castizo, la marisquería Pedro, con los mejores caracolillos de Bilbao, y unos quisquillones muy respetables, y dos locales interesantes:  Corinto y Oro, un bar con un sistema "automático" de cata de vinos, a base de expendedores que te descuentan el precio de la copa de una tarjeta de credito especial, y donde puedes encontrar vinos de alto nivel; eso sí, no doy garantías de que el precio os parezca adecuado. Y el otro (hay más, y todos en general están bastante bien) Gozatu gastrobar, con una estupenda selección de pintxos, bastante elaborados y muy ricos.                

En los bajos de este edificio en Indautxu (Casi ya abandonando la plaza) hay un bar que ha sido varias veces campeón o subcampeón de España de tortilla de patatas. Muy rica. El nombre del bar es "Izaro"

Edificio en Indautxu
Podéis dejaros llevar siguiendo Licenciado Poza, tomando algún que otro "Zurito", Verdejo, Txakoli o pote en general.

Inciso, "Zurito" viene a ser un cuarto de caña de cerveza, aunque observo que en algunos lugares, se agranda hasta digamos media caña. No se pide un Zurito por ejemplo de Mahou, o de Alhambra. Es cerveza, no importa demasiado cual. Verdejo es, como bien sabréis, vino blanco. Txakoli es un blanco vasco riquísimo, y "pote" es cualquier bebida en general, que siempre vendrá acompañada de alguna porción de comida.

Otro detalle, no esperéis (al menos, no en Bilbao) encontraros el sistema de consumo, a base de conteo de pintxos según los palillos que cada persona tiene, como hacen en una conocida franquicia, que además es catalana. La mayor parte de las veces, por cuestiones sanitarias, los pintxos estarán refrigerados, y cuando no lo estén, o se los pides a la gente del bar en cuestión o los coges tú, y luego la cuenta como es habitual en cualquier parte.

Y un detalle más, seguramente observarás con asombro varias cosas. Una, los bares no son en general demasiado grandes, y aunque lo sean, si son buenos, estarán hasta las trancas de gente. Por cierto, gente bastante ruidosa, aunque muy educada en general. O te va a tocar esperar el hueco en la barra para pedir, o que se cruce tu mirada con algún camarero y que te vaya dando las cosas por encima de la gente. No desesperes, la hostelería tiene un nivel más que aceptable y no esperarás demasiado. Puede -también- que tengas que consumir en la puerta del local, casi seguro de pie, pero es así como se hace allí, incluso (manda ...) aunque llueva y(o haga fresquete. Observarás, también, que la gente en su inmensa mayoría se preocupa de devolver las consumiciones a lugar seguro, como alguna mesa o la barra. El civismo bilbaíno es alto, aún de poteo. No vas a encontrar malos rollos, ni malasombras, ni maleducados (en general, claro).

Podéis acabar en la cercana Doctor Areilza, donde, además del edificio de los Jesuitas podéis disfrutar de alguna que otra terraza, de algún que otro (bastantes) edificio y con el metro (y su correspondiente "Fosterito") ahí mismo.



Edificio en Indautxu


A propósito de los Fosteritos (apelativo cariñoso por el que se conoce a las entradas del metro de Bilbao, debido a que su arquitecto fue Sir Norman Foster), os recomiendo que disfrutéis del metro de Bilbao, una obra magnífica, muy funcional, y que se mantiene en perfecto estado desde que se inauguró

"Fosterito" en Doctor Areilza. A la izquierda los Jesuitas



La primera entrada de esta serie la encontraréis aquí



TODAS LAS ENTRADAS DE ESTA SERIE, HASTA EL MOMENTO